sábado, 21 de marzo de 2015

EL SENDERO OSCURO II- La venganza del diablo

EL 27 DE MARZO LLEGA LA SEGUNDA PARTE DEL SENDERO OSCURO
SAGA PARANORMAL PROTAGONIZADA POR HUMANOS, VAMPIROS Y DEMONIOS. Quieren saber qué pasó con Cathy y Bram?
NO se pierdan esta entrega
la historia de una venganza largo tiempo postergada,
la revancha de el demonio Eric, despojado vilmente de la mujer que amaba...

Pueden reservarla en todas las tiendas AMAZON
siguiendo el enlace:
http://www.amazon.es/El-sendero-oscuro-II-Centinelas-ebook/dp/B00UDOBPIE/ref=sr_1_10?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1426941412&sr=1-10&keywords=camila+winter






EXTRACTO;
Habían pasado dos años desde ese nefasto día en que Black Mountain: el pueblo fantasma al que llegó en busca de paz,  había desaparecido y su hija Cathy fue raptada por el vampiro Bram y llevada a las montañas negras de ese siniestro bosque. Y para él había sido ayer… Todos los hechos ocurridos en ese pueblo habían quedado grabados en su mente a fuego, y fue su propio escepticismo lo que hizo que cayera en manos de esos dementes y su hija, su hija estuvo a punto de morir en un sacrificio al diablo y rayos… Ser rescatada por los vampiros había sido una solución desafortunada.
Ahora solo buscaba a un ser capaz de matarlas. Porque sabía que se habían vuelto poderosos, invencibles. Los vampiros de Black Mountain eran una legión maldita que crecía de forma alarmante y su amigo le había dado una valiosa información ese día. Llevaba años buscando un cazador de vampiros que pudiera ir a Black Mountain, dar muerte a Bram y luego… Una vez muerto ese vampiro su hija podría recomenzar su vida. Porque esas cosas también morían alguna vez. Pero no había conocido más que a charlatanes y ahora, Billy su amigo dijo que había uno que se decía: era muy bueno cazando criaturas.
Anderson buscó la tarjeta con el número de ese cazador de vampiros y se dijo que al día siguiente iría a buscarlo. No dejaría a su hija viviendo con ese demonio, estaba seguro de que ejercía un maligno hechizo y dominio mental, ella no parecía la misma ¿y qué futuro le esperaba en ese castillo plagado de vampiros? Si algo le pasaba a Bram…  
El problema es que no había podido encontrar a un verdadero caza vampiros dispuesto a todo, solo a un par de charlatanes que solo querían dinero y luego largarse, la tarea no sería fácil y casi temía que volvieran a burlarse de él. Por otra parte odiaba que ese vampiro no la dejara sola ni a sol ni sombra. Si tan seguro estaba de su amor ¿por qué la seguía a todos lados? ¿Por qué jamás podía hablar a solas con su hija? Había cosas que quería hablar, preguntarle. Nunca podía hacerlo. Esa era la verdad.
Cathy había dejado de ser la adolescente triste y solitaria. Ahora parecía una joven mujer casada y le sorprendía que sonriera, que hiciera bromas, que fuera feliz. ¿Pero realmente lo era? ¿Sería feliz con ese vampiro, viviendo en un castillo que era una inmensa fortaleza apartada de su vida de humana? Porque ella seguía siendo humana, no era una de ellos. Y nunca le habían dicho la razón. Se alegraba por supuesto, no quería  que fuera un vampiro. La idea lo horrorizaba. Y pensaba que ese tonto exageraba. ¿Qué el demonio vigilaba sus pasos y tramaba raptar a Cathy? ¿Qué patraña era esa?
No había conocido a ningún demonio, es decir, luego de su experiencia en Black Mountain, de abandonar ese pueblo nunca más había visto a ninguna criatura extraña cruzarse en su camino. Excepto a Bram y sus amigos vampiros que solían visitarlo cada vez que su hija le hacía una visita.

Observó la tarjeta esperanzado, primero iría a ver al sujeto que vivía en ese pueblo, a unas pocas millas y luego sabría si era otro sinvergüenza o podía fiarse de él…

No hay comentarios:

Publicar un comentario